Laura Chiwayan
Volviendo al Origen

Bendición del Útero

¿QUÉ ES LA BENDICIÓN DEL ÚTERO?

La Bendición del Útero es el encuentro con la energía femenina, una comunión con lo Divino Femenino. Aunque hablamos de Bendición del Útero, realmente nos referimos a un centro energético de poder, que se focaliza en la matriz o el útero, pero entendemos que abarca toda la zona pélvica donde tiene su eje. Por ello, cualquier mujer puede recibir una Bendición, aunque pueda no tener un útero físico.

La Bendición del Útero abre los centros energéticos de la mujer para una profunda sanación. La Bendición aumenta la vibración de las mujeres y despierta los arquetipos femeninos que han sido silenciados.

Además, la Bendición del Útero es una energía transformadora para el cuerpo, pues nos conecta con la tierra y con el corazón, pero también con nuestro ser superior. La Bendición no es una sanación tal y como estamos acostumbrados a entender esta palabra, sino hablaríamos de una sanación que es un despertar. Y el efecto de ese despertar es una sanación que puede ser a cualquier nivel.

La Bendición despierta la naturaleza femenina verdadera y hace que nuestro útero regrese a lo sagrado. Se puede recibir más de una vez, pues en cada Bendición hay una progresión. Es una vuelta a la energía femenina, a descubrir quiénes somos. Reconectar con lo divino femenino.

“La Bendición del Útero es una oración preciosa, poderosa, sanadora, afirmativa, nutritiva y potenciadora.” Miranda Gray


¿POR QUÉ UNA BENDICIÓN?

Bendecir viene del latín de benedicere. “Bene” significa bueno y “dicere” tiene su origen en “deik” que significa mostrar o indicar. En la RAE podemos encontrar la siguiente definición: “consagrar al culto divino algo, mediante determinada ceremonia”. Así, podemos explicar la Bendición del Útero como una ceremonia individual o grupal para despertar y mostrar las bondades del femenino.

En la mitología se encuentran repetidas referencias a Diosas Femeninas que son más antiguas a la aparición y establecimiento de las sociedades patriarcales. Estas historias y cuentos han sido la base de Miranda Gray para desarrollar su trabajo con el femenino, que se concreta en la Bendición del Útero. Miranda Gray ha encontrado en el estudio de las diosas su inspiración para descubrir a los cuatro arquetipos femeninos, presentes en lo cíclico: la Doncella, La Madre, La Chamana/ Hechicera y La Anciana. Miranda habla sobre ello en su libro Luna Roja.

El conocimiento de los arquetipos y mitos es una vía para conectar con lo femenino profundo y despertar las fuerzas arquetípicas. Pensemos que durante cientos de años el ciclo menstrual femenino ha generado desprecio y aversión, lo que llevó a una inferioridad de la mujer en una sociedad dominada por el hombre.


 
 
 
 
Instagram